Inicio » Tratamiento para la adicción a Opioides

Adicción a Opioides: Tratamiento

El opio es conocido desde la antigüedad por tener efectos analgésicos y por su gran potencial de abuso. Entre las sustancias psicoactivas, la heroína está considerada como una de las más peligrosas y, aunque parecía que su prevalencia había disminuido, en los últimos años ha habido un repunte, quizás por el encarecimiento de otras drogas.

Cuando se inicia un tratamiento, pueden presentarse una serie de síntomas físicos.

  • En una primera fase aparecerán lagrimeos, bostezos, ansiedad y sudoración.
  • En una fase intermedia aparecerán contracturas musculares, dolor óseo, temblor, irritabilidad, agitación motora e insomnio, entre otros.
  • En la última fase se presentarán dolor abdominal, vómitos y diarrea.

Estos síntomas pueden presentarse con más o menos intensidad y pueden llegar a ser uno de los motivos de recaída del paciente.

Existen diferentes tratamientos para el abordaje, con agonistas opioides (metadona) y tratamientos libres de drogas, en casos de intensidad leve.

En los tratamientos libres de drogas, no existe ninguna medicación sustitutiva y el abordaje está centrado en dar al paciente adicto herramientas para gestionar su autonomía y sintomatología psicosomática asociada a la deprivación.

El tratamiento para estos pacientes está basado en la terapia cognitivo-conductual, Mindfulness y técnicas de EMDR.

Utilizando Mindfulness se detecta:

  1. Cambio perceptual en la manera de responder ante estímulos sensoriales y cognitivo-afectivos.
  2. Reducción de los síntomas de recaída y abstinencia.
  3. El locus control que se encontraba enfocado externamente hacia el estrés y el dolor, cambia hacia los recursos atencionales internos.
  4. Reducción de la importancia otorgada a la recompensa inmediata.
  5. Reducción de la excitación.
  6. Desarrollo de la capacidad para detectar y modular los impulsos mentales.
  7. Reducción de la excitación automática por medio de las respiraciones conscientes (base de la práctica de Mindfulness), estimulando el funcionamiento prefrontal y el nervio vago.

Por otro lado, la técnica de EMDR (Desensibilización y Reprocesamiento a través de Movimientos Oculares) es un abordaje terapéutico utilizado en el tratamiento de las dificultades emocionales causadas por experiencias traumáticas.

Nuestro cerebro diariamente tiene que seleccionar diferente información que recibe, guardar la que considera válida y desechar la restante. Sin embargo, a veces el cerebro no es capaz de procesar un evento y este queda atrapado haciendo que el suceso reviva constantemente, lo que genera mucho sufrimiento.

Con la técnica de EMDR se estimulan los dos hemisferios cerebrales y se consiguen procesar estos sucesos que han quedado previamente retenidos. La estimulación bilateral del cerebro nos permite acceder a las emociones, sensaciones físicas y pensamientos asociados, desactivando la carga emocional negativa.

Todo ello facilita el tratamiento en las intervenciones de pacientes adictos a la heroína.

Contacta con nosotros

Cuéntanos en qué podemos ayudarte, la primera consulta es gratis