Terapia de Familia

Periódicamente se planifican las terapias de familia a las que asisten los familiares y amigos de los pacientes en tratamiento.

Se trata  de un lugar de encuentro para compartir dudas y recibir sugerencias de actuación con el paciente para alinear su intervención desde el  hogar y así reforzar el tratamiento y lograr mejores resultados. Los familiares abordan la vuelta a la normalidad del paciente, a la recuperación de la convivencia dañada. También conocen y entienden el proceso que está llevando, las implicaciones que tiene y las limitaciones que se prescriben de cara a reducir el riesgo de recaída.

De forma personalizada se realizan terapias unifamiliares para abordar situaciones específicas.

También se aborda la coadicción, que presentan muchas parejas y padres cuando su familiar enferma. En este caso se desarrolla la necesidad de protección que en a menudo se convierte en el principal motivo de vida, abandonando otras responsabilidades para los demás o para uno mismo. Lejos de ser positivo para el paciente, esta forma de actuar acaba generando sufrimiento, ansiedad y deterioro del familiar que lo padece.