El sueño es una necesidad biológica que nos permite restablecer funciones físicas y psicológicas esenciales para un pleno rendimiento.

Durante el sueño, no se apagan las funciones del organismo, dormir es una compleja actividad cerebral de carácter cíclico que refleja ritmos circadianos. El sueño es un tema complejo y todavía a día de hoy se siguen descubriendo más características importantes y beneficios para nuestro día a día y cobra mucha importancia para nuestra salud. Por esto, no podemos hablar de adicciones sin referirnos a las repercusiones que tienen sobre el sueño, y viceversa, ya que el sueño puede influir considerablemente en las adicciones. En este caso, resaltaremos el punto de vista más biológico, es decir, como las funciones del cerebro se ven alteradas a la hora de dormir en el caso de las adicciones.

Para comprender algunos de los procesos del cerebro a la hora de dormir, hablaremos del sistema Hipocretinérgico. Básicamente es un sistema neuronal que tiene un importante papel en el sueño y la vigilia. En este sistema podemos encontrar neuronas que literalmente activan nuestro cerebro e inhiben o frenan la generación del sueño (en particular del sueño REM). Además, influye también en los circuitos de respuesta aguda del estrés y los sistemas de recompensa.

Según diversos estudios, los pacientes que refieren dificultades relacionadas con el sueño, tenían un riesgo relativo 2.32 veces mayor de desarrollar problemas con sustancias. El papel del sistema hipocretinérgico en la adicción sería el de actuar conjuntamente con el sistema dopaminérgico (muy importante para la recompensa y la conducta adictiva). La activación del sistema de recompensa podría tener consecuencias sobre las neuronas hipocretinérgicas, las cuales facilitan las transiciones del sueño a la vigilia. Por lo tanto, a mayor conducta adictiva, mayor activación dopaminérgica y mayor activación hipocretinérgica, lo cual explica porqué los pacientes adictos muestran un sueño fragmentado con múltiples despertares nocturnos.

Además de los sistemas ya mencionados, a la hora de dormir se ven afectadas muchas partes del cerebro y del organismo, entre ellas podemos destacar la relevancia de la corteza cerebral, concretamente la corteza prefrontal, que es donde convergen los circuitos de motivación y recompensa, anteriormente mencionados. Es importante destacar que con el comportamiento adictivo se asocian nuevas implicaciones neuronales responsables de la regulación sueño-vigilia. El mayor conocimiento de esta interacción, nos permitiría entender mejor los mecanismos de la adicción y encontrar nuevas estrategias para su tratamiento.