Niños Adictos al móvil e internet

niños-adictos-al-movil

Niños adictos al móvil y otros peligros de Internet

Nuestros hijos son nativos informáticos, lo que significa que hacen un manejo perfecto de cualquier dispositivo con acceso a Internet. La red pone a disposición de los más pequeños todo un mundo de posibilidades, pero también es el lugar donde pueden darse situaciones que amenacen su seguridad.

Como hablamos hace unos días en el blog (pegar enlace), uno de los principales peligros del uso de Internet y los teléfonos móviles es que los niños pueden acabar siendo adictos al teléfono móvil. Pero, además, existen otros riesgos derivados del uso de las redes sociales y del anonimato que otorga la red. En el artículo de hoy hablamos de los  peligros de Internet para nuestros hijos.

Riesgos de Internet y las redes sociales

De las nuevas formas de comunicarse, a través de las redes sociales e Internet, han surgido también nuevos riesgos y formas de acoso muy peligrosas. El Grooming, el Sexting y el Ciberbullying son ejemplos de estos peligros que trae el mal uso de Internet.

El grooming es una práctica consistente en que un adulto acosa u hostiga a un menor con un propósito sexual. Por norma general, el adulto intenta ganarse la confianza del menor para obtener algún tipo de concesión sexual. Mediante la empatía, los engaños o chantajeando a los niños, los acosadores intentan obtener imágenes comprometidas de los menores e incluso pretender un encuentro en persona.

Esta situación es muy peligrosa para la integridad de los niños, por lo que es necesario que los menores aprendan a no contactar con desconocidos en Internet, de la misma manera que hacen en la vida real.

El sexting consiste en la difusión de fotografías y videos de tipo sexual de un menor a través del teléfono móvil u otro dispositivo electrónico. En el sexting activo, es el propio remitente quien se realiza a sí mismo fotos o videos insinuantes; mientras que el sexting pasivo se define como la recepción de fotos o videos sexuales protagonizados por un menor conocido por el receptor.

Los riesgos del sexting para los adolescentes son graves: se amenaza la privacidad del menor y este puede verse expuesto a sufrir ciberbullying, grooming, chantajes y graves consecuencias psicológicas derivadas de todo ello.

Es importante que los padres expliquen a sus hijos las repercusiones del envío de fotos y videos provocativos o de contenido sexual, para que los adolescentes conozcan los riesgos y consecuencias de esta práctica.

Otro de los riesgos del uso de Internet es el ciberbullying, en el que el acoso se produce a través de medios telemáticos como Internet, los teléfonos móviles o los videojuegos. En el ciberbullying tanto acosador como víctima suelen ser de una edad similar.

Como sucede en el bulling, el acosador amenaza o insulta a su víctima; pero, además, puede crear perfiles en las redes sociales suplantando su identidad y asociándola a contenidos vejatorios; con intención ofensiva hacia la víctima.

Los insultos y vejaciones afectan a la autoestima de los pequeños, ya que a esta la imagen de uno mismo depende en gran parte de la imagen que nos llega del exterior. Por lo que pueden aparecer, ansiedad, tristeza profunda e incluso intentos autolíticos derivados de la culpa.

Recomendaciones para padres

De la misma forma en que conocemos a los amigos offline de nuestros hijos, debemos preocuparnos por conocer a sus amigos virtuales. Pero esto no siempre sucede, de hecho, existe una gran distancia entre la supervisión que realizan los padres del mundo físico de sus hijos y la que hacen en el mundo digital.

Sin embargo, los peligros existen en la red y es necesario que seamos conscientes de ellos para poder proteger a nuestros hijos de la mejor manera posible.

Desde Orbium proponemos algunas recomendaciones y consejos que podemos dar a nuestros hijos para que utilicen:

  1. Debemos aprender a utilizar la misma tecnología que utilizan nuestros hijos.
  2. Utilizar contraseñas robustas para evitar acciones de hacking.
  3. No aceptar a extraños como amigos en las redes sociales, ya que los chavales no saben si detrás de esos perfiles hay niños de su edad o adultos con intenciones perniciosas. Es importante hacer hincapié en este punto ya que los adolescentes suelen medir su estatus por el número de amigos que tienen en las redes.
  4. Tener en cuenta los riesgos de la webcam, que puede ser hackeada y activada por control remoto, aunque parezca que está apagada.
  5. No enviar fotos íntimas, ya que una vez enviada, el menor pierde el control sobre la misma, lo que puede desembocar en situaciones de acoso o chantaje.
  6. La educación es la mejor manera de proteger a nuestros hijos. Es necesario que los niños y adolescentes conozcan cómo deben usar Internet y las redes sociales de forma segura, deben estar informados de que se puede y no se puede hacer (robar wifis, subir fotos de otros sin su consentimiento…) y los peligros a los que se puede enfrentar.
  7. Cuidado con el wifi de sitios públicos, ya que puede no ser seguro y permitir que un tercero acceda a nuestro teléfono y tenga acceso a todas nuestras fotos y videos.
  8. Configurar la privacidad de nuestras redes sociales para controlar que información compartimos y con quien. Es recomendable escoger la opción más restrictiva.

 

Si tienes dudas sobre si tus hijos están haciendo un uso racional y sano de su teléfono móvil, ponte en contacto con nosotros. Nuestros profesionales valorarán tu caso y te asesorarán sobre la mejor manera de educar a tus hijos en las nuevas tecnologías