Drogas: no recurras a ellas, trabaja por ti mismo

  1. Se sabe que el consumo de alcohol y otras drogas tiene una elevada prevalencia en la sociedad en general. Es común asociar este consumo al uso recreativo, pero debemos saber que su repercusión en el medio laboral es también muy importante.

Photo by rawpixel on Unsplash

 

Los factores de riesgo a nivel psicosocial con más peso en el consumo de drogas en este ámbito son:

  • Las condiciones de trabajo. Esto engloba las profesiones que suponen peligrosidad, nocturnidad, tareas rutinarias y situaciones de altos niveles de estrés.
  • Insatisfacción laboral: cuando el trabajador se siente mal pagado. Hay un desequilibrio entre preparación y puesto de trabajo y/o una mala relación con los superiores.
  • Precariedad: como son los contratos precarios, periodos con poco trabajo e inseguridad en el futuro laboral

¿Hay profesiones más propensas al consumo de estas sustancias?

El Gobierno de Estados Unidos publicó una Encuesta Nacional sobre el Uso de Droga Y Salud. Los resultados mostraron que los empleos menos cualificados son los que más abusan de alcohol, mientras que en los que más cualificación se requiere, abusan más del resto de drogas. Así, las tasas más altas hicieron referencia a los servicios hoteleros o restaurantes con 19,1% de consumo de drogas.

Por otro lado, es errónea la visión de algunos jóvenes profesionales sobre la toma de pequeñas dosis de ciertas drogas psicodélicas. Esta es una práctica conocida como microdosificación: La creencia que los consumidores desarrollan y mejoran sus habilidades y rendimiento laboral, así como la creatividad y concentración.

Pero la realidad es que, el consumo de alcohol y otras drogas, dentro del ámbito profesional, da lugar a enfermedades, accidentes laborales, absentismo, incapacidades laborales y disminución de la productividad.

Además, un consumo esporádico deriva, en la mayoría de las ocasiones, a una dependencia casi total de estas sustancias, influyendo en todos los ámbitos de la vida del consumidor.

Por todo esto, se debe valorar la necesidad de fomentar programas de prevención y apoyo para la reducción de riesgos laborales derivados del consumo de alcohol y otras drogas, aportando información sobre las consecuencias que ello conlleva.

O, cuando ya está dando problemas, acudir a un centro como el nuestro donde se puede iniciar la desintoxicación y posterior deshabituación para lograr retomar un proyecto de vida saludable.

 

 

 

 

2018-12-16T23:10:49+00:00