Tratamiento de adicción al sexo

Orbium: Centro de tratamiento de adicción al sexo

Cuando el sexo se convierte en esclavitud hablamos de adicción. También denominada hipersexualidad o satiriasis, cada día está mas presente en las consultas clínicas, aunque para los pacientes resulta difícil declararse adicto a ello. Más difícil todavía es poderlo hablar con un amigo o familiares dado que despierta toda una serie de respuestas paradójicas: desde sonrisas casi envidiosas  a un miedo indefinido.

La adicción al sexo tiene muchas caras y muchas formas de manifestarse: con o sin masturbación, con o sin pornografía, como necesidad de cambiar de pareja inevitablemente, como búsqueda, caza y colección de experiencias sexuales, como medio para sentir emociones inviables de otra forma…..

Muchas caras pero siempre un deseo y comportamiento desenfrenado por….., que le perjudica en la realización de una vida normal respecto a sus relaciones interpersonales, su trabajo o estudios y su identidad personal.

De igual forma que la adicción a la cocaína por ejemplo, la adicción al sexo genera tolerancia que se resuelve incorporando mas variaciones o mas frecuencia; también tiene síndromes de abstinencia que se perciben con nerviosismo, irritabilidad y un vacío creciente que solo se llena con el acto adictivo (mental o físico) y que se repetirá de nuevo ineludiblemente afectando a todas las esferas de la vida y convirtiendo en crónico ese ciclo autodestructivo del que parece que no se pueda salir jamás. Como siempre, el dolor está presente y acompaña el deterioro de la persona que lo padece sin saber qué hacer.