Trastorno Obsesivo Compulsivo

Muy frecuente en el paciente adicto pero con buen pronóstico posterior. El trastorno obsesivo compulsivo se caracteriza por la presencia abrumadora de pensamientos recurrentes, invasivos y obsesivos (que causan ansiedad y malestar significativos) y/o comportamientos rituales repetitivos o compulsiones (cuyo propósito es neutralizar la ansiedad).

Las obsesiones más frecuentes son ideas repetitivas asociadas a la seguridad, la verificación por si se ha cerrado una puerta, la necesidad de disponer las cosas según un orden determinado, impulsos de hacer cosas fuera de las normas sociales como gritar en el cine, fantasías sexuales repetitivas, la contaminación al tocar algo y la posterior necesidad de lavarse, etc

La persona intenta ignorar o suprimir estos pensamientos o impulsos o bien neutralizarlos mediante otras ideas o actividades.

¿Por qué pasa? Como en la mayor parte de las enfermedades mentales se desconoce la causa exacta. Parece que hay una predisposición genética y que esta relacionado con un desequilibrio de la serotonina, un neurotransmisor importante para el estado de ánimo.

¿Se puede tratar?  Sí y se obtienen buenos resultados con la combinación del abordaje psiquiátrico (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) y psicológico ( terapia cognitiva de comportamiento y exposición y prevención de la respuesta)

¿Qué relación tiene con las adicciones?  En el marco de un consumo crónico de sustancias es frecuente la aparición ideas obsesivas y comportamientos compulsivos. Es posible su aparición durante la intoxicación o bien durante la abstinencia y se suele observar remisión parcial o total conforme la abstinencia se consolida.