Adicción al teléfono móvil e Internet

El uso del teléfono móvil se ha generalizado a todas las franjas de edad y es habitual ver a niños que todavía no saben andar manejando el Smartphone de sus padres a la perfección. Sin embargo, nuestros hijos no cuentan con la madurez (cerebral y comportamental) suficiente para poder hacer un uso racional de los móviles, por lo que en muchos casos estos comportamientos derivan en conductas adictivas.

Muchos niños y niñas no son capaces de controlar el uso que hacen de los teléfonos móviles, dejándose llevar por la necesidad de estar “siempre conectados” a las redes sociales o la mensajería instantánea; descuidando sus estudios, las relaciones con sus amigos y desobedeciendo a sus padres.

Niños y adolescentes son un grupo muy vulnerable a desarrollar adicción a las nuevas tecnologías y hacer un uso abusivo de las mismas. Es necesario, por tanto, enseñar a los más pequeños a utilizar sus teléfonos móviles de manera racional, supervisando el uso y poniendo normas de conducta.

En Orbium, enseñamos a los niños y adolescentes a desarrollar sus propios mecanismos autorregulatorios que les permitan tener una relación sana con las nuevas tecnologías a la vez que guiamos a los padres a la hora de educar a sus hijos. No se trata de prohibir el acceso a los dispositivos electrónicos, ya que las TIC forman parte de nuestra sociedad, sino de enseñar a los más pequeños a utilizar las nuevas tecnologías de forma saludable y supervisar su uso, estableciendo algunas normas sobre cuando usarlas, en que entorno y con qué objetivos.

Tu hijo puede tener un problema con el móvil si:

  • Pasa cada vez más tiempo conectado a internet a través de cualquier dispositivo.
  • Aparece insomnio y cambian sus hábitos de sueño.
  • Experimenta ansiedad, inquietud, irritación e incluso impulsos violentos cuando se le impide el acceso a internet o se imponen limitaciones horarias.
  • Prefiere estar conectado a Internet que realizar otras actividades.
  • Las criticas ante el uso de internet se las toma con rabia y frustración
  • Tendencia al aislamiento y cambios de humor
  • Disminuyen sus actividades con amigos y al aire libre
  • Aparecen sentimientos de hiperactividad, euforia y activación cuando se conecta a internet
  • Disminuye su rendimiento escolar.

Algunas recomendaciones:

  • Limitar el uso de aparatos con acceso a Internet y pactar unas horas al día para utilizar la tecnología.
  • Potenciar las relaciones con chicos de su edad.
  • Fomentar aficiones como los deportes, la lectura, el cine o las actividades culturales.
  • Estimular la comunicación y el diálogo del niño dentro de la familia.

Si estos consejos no son suficientes, en necesario buscar ayuda profesional. En Orbium Adicciones podemos orientarte. En nuestro centro, realizamos el diagnóstico y tratamiento psicológico de la adicción y el uso abusivo del móvil en niños y adolescentes.

El tratamiento de los problemas por un uso abusivo del móvil comienza por la evaluación de la naturaleza del problema y las dificultades asociadas al mismo. El tratamiento aborda el buen uso de las nuevas tecnologías y la promoción de los factores de protección del niño (fomento de la autoestima y la capacidad de resolución de problemas, entrenamiento en habilidades sociales e inteligencia emocional; uso del tiempo libre…) De este modo, tanto el niño como su familia aprenden a hacer un buen uso de las nuevas tecnologías.