Adicción al Sexo

adicción-al-sexo

Tratamiento de Adicciones | Adicción al Sexo

 

Aunque se pueda bromear con el término, la adicción al sexo es un problema psicológico que puede traer graves consecuencias sobre la vida y relaciones sociales de quienes la padecen.

Los patrones se repiten en la mayoría de los adictos al sexo.  Fantasías sexuales y el buscar la actividad sexual en respuesta a estados de ánimo desagradables como el estrés o la depresión. Además, estos individuos no consiguen tener éxito en sus intentos de reducir o frenar su actividad sexual cuando se dan cuenta de que esta es problemática. “Mucha gente usa el sexo de vez en cuando para escapar del estrés, esto es algo normal. El problema es que para estos pacientes se trata de una conducta constante, que se intensifica hasta tal punto que el deseo sexual controla todos los aspectos de sus vidas, y además se sienten impotentes en sus esfuerzos por cambiarla”, explica Rory Reid, uno de los autores del trabajo que se publica en la revista Journal of Sexual Medicine.

Los investigadores comprobaron la eficacia de sus criterios a la hora de diagnosticar adicciones sexuales en más de 200 personas con distintos problemas de salud mental, y consiguieron diagnosticar correctamente al 88 por ciento de los pacientes. Además, encontraron que la mayoría de individuos con desorden hipersexual sufrían las consecuencias de su enfermedad: el 17 por ciento había perdido su empleo al menos una vez, el 39 por ciento había finalizado una relación sentimental y el 28 por ciento había contraído alguna enfermedad de transmisión sexual.

Los resultados también revelaron que el 54 por ciento de los afectados se habían dado cuenta de tener una conducta sexual anormal antes de los 18 años, y un 30 por ciento lo había constatado durante la época universitaria, entre los 18 y 25 años. Además, las conductas más repetidas entre los pacientes incluían la masturbación y uso excesivo de pornografía, seguidas del sexo consentido y el cibersexo. Estas personas tenían relaciones con trabajadoras sexuales y repetidos encuentros con parejas anónimas, con una media de 15 compañeros sexuales en los últimos 12 meses.
Los autores pretenden incluir el desorden hipersexual en la próxima edición del Manual de Diagnóstico y Estadística de los Desórdenes Mentales (DSM-5), considerado como la “biblia” de la psiquiatría.

De igual forma que la adicción a la cocaína por ejemplo, la adicción al sexo genera tolerancia que se resuelve incorporando más variaciones o más frecuencia; también tiene síndromes de abstinencia que se perciben con nerviosismo, irritabilidad y un vacío creciente que solo se llena con el acto adictivo (mental o físico) y que se repetirá de nuevo ineludiblemente afectando a todas las esferas de la vida y convirtiendo en crónico ese ciclo autodestructivo del que parece que no se pueda salir jamás. Como siempre, el dolor está presente y acompaña el deterioro de la persona que lo padece sin saber qué hacer.